Estamos iniciando el octavo mes de la pandemia y en la nueva normalidad, se acerca al fin del confinamiento.  Lo relevante del semáforo que está en vigor desde el 28 de septiembre es que hay un estado en verde, 15 en naranja y 16 en amarillo. 

Para las empresas del Grupo lo relevante es que Baja California y Querétaro se encuentran en amarillo y la Ciudad de México en naranja.   La Ciudad de México se mantiene con el mayor número de contagios activos por lo que no puede bajar a color amarillo a pesar de que la pandemia se ha manejado bien y se hace énfasis en el uso de cubre bocas, no todos atienden esta recomendación. 

¿Que impacto tiene tener semáforo amarillo en Querétaro?

Según el acuerdo emitido por la Secretaría de Salud del Estado de Querétaro sobre la reactivación de actividades económicas, productivas y sociales, el semáforo amarillo de riesgo epidemiológico por coronavirus implica que cines, teatros y recintos culturales operen con 50 por ciento de aforo; así como centros comerciales, centros religiosos, parques de diversiones, balnearios y ferias.

Asimismo, bares, centros nocturnos y salones de baile podrán reabrir a la mitad de su capacidad y se podrán realizar deportes profesionales con 50 por ciento del público. Por su parte, hoteles, moteles, restaurantes, cafeterías, viñedos, peluquerías, estéticas, barberías, parques, plazas, espacios públicos abiertos, gimnasios, albercas, centros deportivos, spa y centros de masajes podrán funcionar con 75 por ciento de aforo; y los comercios operarán al 100 por ciento de su capacidad.

Para la industria en general esto significa que personal que estaba confinado por ser vulnerables, de acuerdo con el edicto emitido en mayo, podría volver al trabajo. Y entonces ahora es conveniente preguntarnos que tan buena es esta medida.

Desde marzo, cuando que se implementó el teletrabajo, hicimos un esfuerzo por mantener los niveles de productividad tanto como fuera posible.  Las plataformas de comunicación funcionaron muy bien y hasta las auditorías de recertificación fueron muy exitosas gracias a esta herramienta.

Hay estudios que hablan a favor y en contra de esta forma de trabajo. Veamos un estudio que habla en contra del teletrabajo.

Las consecuencias negativas pueden ser especialmente graves para quienes trabajan en casa durante la mayor parte de la semana”, según el meta análisis Lo bueno, lo malo y lo desconocido sobre el teletrabajo, realizado por investigadores de la Universidad de Pensilvania y publicado en la APA. Pasar mucho tiempo trabajando solo reduce la posibilidad de crear ideas nuevas junto a otros, de innovar y de retroalimentarse a la hora de realizar las tareas. La soledad puede afectar al rendimiento, la creatividad, el razonamiento y la toma de decisiones.

“Con el trabajo en casa es fácil mantener la comunicación dentro del propio departamento, pero se pierden muchas interacciones con otras áreas de la empresa”, explica Alejandro Pociña, presidente de Steelcase en España. “Es fácil que alguien que está cuatro meses sin tener interacciones físicas, y no solo profesionales, con sus compañeros pierda nivel de compromiso con la compañía. Cuando compartes un café, te paras en el pasillo o comes con tus compañeros se genera también una sensación de pertenencia a un grupo que no se tiene en casa”, añade Fernando Calvo, Director de People & Culture de Hays España.

Por otra parte, los que hablan a favor del trabajo en casa destacan los siguientes aspectos:

  • Puedes organizar tus horarios como prefieras. Una de las cosas más valoradas es el hecho de poder organizarte para mejorar tu productividad y sacar el máximo partido a tus horarios.
  • Puedes conciliar mejor tu vida laboral y personal. Esta opción te permite estar en tu propio hogar, estar más cerca de tu familia, y además escoger los horarios que te permitan compatibilizar ambas opciones de manera equilibrada. Por ejemplo: si un día necesitar ir con tu hijo a un evento, puedas organizar tus horarios de trabajo para tener ese día libre, y trabajar otro día para recuperar ese.
  • Reduces gastos. Ten en cuenta que no necesitas trasladarte a la oficina, por lo tanto, no tendrás que pagar el abono de transporte, o la gasolina para el coche que tienes que tener en cuenta para ir al centro de trabajo.
  • Ahorras tiempo. Sin duda, uno de los valores más tenidos en cuenta. No hay nada como evitar los atascos, las colas en el metro, o las paradas de autobús hasta llegar al trabajo.
  • Menos costes si eres una empresa. Si tus empleados trabajan desde casa, u otros lugares, eso te permitirá reducir tus costes ya que no tendrás que pagar ninguna oficina para que acudan a ella, además de ordenadores, conexión a internet, luz, agua, y otra serie de servicios que te ayudarán a reducir tus costes empresariales.

Por supuesto que la industria manufacturera no tiene estas opciones.  O se trabaja con personal en planta o no hay producción. Sin embargo, hay puestos que permiten trabajar a distancia y esto es lo que hemos hecho hasta el momento.

¿Qué es entonces lo que conviene a la industria? Tal vez un modelo mixto.  El personal puede trabajar en casa, pero tendría que interactuar físicamente de cuando en cuando con el personal de la planta, no solo con su jefe.  En Yahoo, después que impulsaron el modelo de teletrabajo en 2012, al paso de los meses lo prohibieron porque los empleados perdieron creatividad.

Lo que debemos valorar sin lugar a duda, es la increíble experiencia que estamos viviendo, no todo es terrible, también las cosas positivas que hemos visto son para recordar. El avance en el uso de herramientas de colaboración a distancia, de compras en línea, de aprendizaje a distancia, etc.  son avances que de otra forma hubieran pasado muchos años para su desarrollo a nivel masivo. Seguiremos aprendiendo de la nueva normalidad.

Categorías: Editorial

0 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *